emb_paisesbajos
La Caraqueñidad (V) | Todos quieren en su casa las visitas de estas gritonas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Diario Ciudad Caracas   
Jueves, 23 de Agosto de 2018 10:05

La Caraqueñidad (V) | Todos quieren en su casa las visitas de estas gritonas
El cielo caraqueño está lleno de diferentes especies de aves, pero las más consentidas son las coloridas guacamayas, de las que hay 4 tipos.
3 agosto, 2018

Caracas Guacamaya

Se puede saber mucho de una ciudad por el tipo de aves que habitan en ella. Algunas deben ser frías y misteriosas, así como los cuervos; otras nocturnas y rapaces, como los búhos, o saltarinas y cantoras, como los canarios. También están las refinadas, como los cisnes. Pero Caracas, a pesar de tener más de 270 especies sobrevolándola, es colorida y gritona, como las guacamayas.

Esta especie, conocida científicamente con el nombre de ara, pertenece a la familia Psittaciformes. Viene siendo como el primo papeado de los loros, tío mayor de los agapornis y tío abuelo lejano de los periquitos australianos, quienes dentro de sus jaulas solo pueden ver cómo el grande de la familia atraviesa los cielos caraqueños mientras se guarda y sale el sol.

Aunque no son propias de esta ciudad, se han contado cuatro especies en sus cielos. La más común es la ara arauna, esa que tienen el pecho amarillo con las alas y la espalda azul. No se sabe con exactitud cómo fue que la población de estas aves se multiplicó. Hay quienes aseguran que tiene que ver con el tráfico de animales. Lo cierto es que su vuelo alegra a más de uno. Van en bandadas armando un escándalo que cae mejor que las cornetas de los carros.

Para la buena fortuna de estas vecinas, muchos caraqueños se han encariñado con ellas, y aunque la mayoría solo puede apreciarlas desde la distancia, otros reciben en sus casas la visita de las guacamayas, como quien le toca la puerta y le pide una tacita de café, aunque lo que se toca es la ventana y lo que se pide son frutas o semillas.

También comen mango, plátano, arroz y semillas de auyama y melón. Les cae muy mal el aguacate, el cilantro y el chocolate.

Además de frecuentar la UCV, el Parque de Los Caobos, el Jardín Botánico y otros pulmones vegetales, las guacamayas aprendieron que en las terrazas caraqueñas sirven un suculento menú bajo en carbohidratos.

Ojalá no se muden nunca esas vecinas hermosas que nos recuerdan que este valle siempre añora su verdocidad. Ojalá no nos olvidemos de plantar chaguaramos, samanes y jabillos. Ojalá aprendamos a apreciarlas libres y no dentro de una jaula. Ojalá el único contacto que tengamos con ellas sea una caricia. Ojalá.

Hay que mejorarles la dieta

Caracas ardilla

Del pequeño ecosistema que se formó en la Plaza Bolívar de Caracas, las ardillas negras son las más sociables. Las ágiles acróbatas van sorteando saltos entre árboles para bajar por sus tallos solo a buscar algún bocado ofrecido por un temerario niño, ante el miedo que siente su madre: ¡no vaya a ser que le muerda un dedo!

Mucha sal, azúcar y amarillo número 5 no le deben caer muy bien. Los cambures, más saludables y accesibles, son de los frutos que más les gustan.

Junto a sus compañeros, Joel Palacios llegó a Caracas para reclamar justicia para los campesinos.

HISTORIAS DE NUESTRA GENTE> El campo nos llegó con cosas para contar

Caracas Campesino

Joel Palacios, proveniente del estado Lara, es uno de los más de 400 campesinos que llegaron a Caracas en busca de una solución a los problemas que sufre este sector. Explican que solo quieren ser escuchados, su marcha es totalmente pacífica, pero no habrá barrera que callé su voz.

"Hay mucho silencio e impunidad, estamos siendo víctimas de grandes injusticias y sicariato, cosas que a nosotros nos preocupa mucho, como revolucionarios y como chavistas. Hemos agotado muchas instancias y nunca recibimos respuesta ni del Instituto Nacional de Tierras, INTI, ni de las gobernaciones, así que decidimos marchar hasta Caracas.

Queremos justicia para nuestros campesinos, que se termine de una vez la entrega de tierras que están en manos de pequeños productores socialistas, esas tierras nos la entregó el Comandante Hugo Chávez, estaban ociosas y pertenecían a finqueros, gente que tenía hasta 5 mil hectáreas, y hoy, sistemáticamente estamos viendo como se las están devolviendo a sus antiguos dueños o a nuevos dueños, esa es nuestra lucha", expresó.
ALBERT CAÑAS / CIUDAD CCS
FOTO YRLEANA GÓMEZ/A. CAÑAS/JAVIER CAMPOS